El chocolate

Hablar del chocolate en época de operaciones bikini y llegada del verano es casi contradictorio. Porque no nos engañemos, el chocolate es un alimento muy calórico (de casi 550kcal por 100g) y rico en materia grasa y azúcar, que se añade para enmascarar el amargor de los polifenoles que contiene.

En éste post queremos profundizar más en éste alimento, analizar sus ingredientes y propiedades y estudiar las mil y una formas de consumirlo.

Hace más de 2000 años los Mayas ya hacían una bebida a partir de los granos de cacao, a la qué los españoles que llegaron a las Américas añadieron azúcar al encontrar la bebida demasiado amarga. De éste modo llegó a Europa donde era consumida sólo por gente de clase alta. Las tabletas y chocolatinas que conocemos hoy en día aparecieron muchos años más tarde, fruto de transformaciones y adición de otros ingredientes.

Durante su fabricación, las habas de cacao se muelen y se extrae la pasta de cacao por un lado y la manteca de cacao por otro.

De la mezcla de la pasta de cacao (como mínimo un 50%) y la manteca de cacao junto con azúcar (en cantidades que pueden variar en función de lo que queramos: si más amargo o menos) sale el chocolate negro.

Si a los dos ingredientes de base añadimos leche en polvo o condensada y azúcar, lo llamamos chocolate con leche. Finalmente, para obtener el chocolate blanco sólo conservamos la manteca de cacao a la que podemos añadir leche en polvo y azúcar.

En el año 2003 entró en vigor una normativa que permite la utilización de varias materias grasas (entre ellas el aceite de palma) en un 5% como máximo para remplazar la manteca de cacao. Estas materias grasas permiten una mejor resistencia al calor (posibilidad de crear formas varias: huevos, chocolatinas,…) y una mejor conservación a un precio más bajo.

En anteriores posts comentábamos como a finales de 2009 salía publicado en Nutraingredients, que un estudio científico demostraba que el consumo diario de un chocolate rico en flavonoides podía reducir el daño arterial y potenciar la salud del corazón.

Además, el chocolate en sí es rico en flavonoides gracias al cacao, con un alto poder antioxidante, por lo que cuanto más cacao contenga (como cacao en polvo o chocolate negro), más flavonoides contendrá.

Existen muchas formas de consumo del chocolate, desde las tabletas con diferentes cantidades de cacao, con aromas y especies hasta los pasteles en los que el chocolate es utilizado como ingrediente para crear sabrosas recetas para los más pequeños… y para los que no lo son tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s