Las espinacas

Se piensa que la espinaca tiene origen Persa, y que fue introducida en España por parte de los Árabes hacia el año 1000. Actualmente se cultiva en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos y algunos países Europeos como Italia y Francia.

Entre otoño y primavera es la mejor época para las espinacas, aunque hoy en día podemos encontrarla durante todo el año, eso sí, con una peor calidad.

 

 

 

ALGUNAS CIFRAS

– Más de un 90% de la espinaca está formada por agua, lo que la convierte en una verdura muy poco energética.

– Contiene unos 500g de ácido oxálico por 100g, por lo que se desaconseja a personas que sufren cálculos de riñón.

– Existen más de 8 variedades diferentes de espinacas. La de “hoja rizada” (la que encontramos fresca) y la de “hoja lisa” son las más comunes.
PROPIEDADES SALUDABLES

La espinaca es una verdura de muy poco aporte energético pero con interesantes propiedades por su alto contenido en fibras, minerales y vitaminas.

Tiene la reputación de ser un alimento muy rico en hierro, pero la verdad es que no es su mayor cualidad. Es un alimento muy rico en ácido fólico y vitaminas del grupo B, lo que se asocia a un buen funcionamiento del sistema inmunológico y nervioso.

Contienen también antioxidantes muy interesantes, en especial la luteína y la zeaxantina. Estos dos, de la familia de los carotenoides,  aparte de poseer un efecto de neutralización de los radicales libres y de prevención de aparición de enfermedades cardiovasculares, también se les atribuye un efecto beneficioso para la salud de los ojos.

Por todas éstas propiedades más que interesantes, se aconseja su consumo a las mujeres embarazadas, sobre todo durante las primeras semanas de embarazo.
CONSEJOS E IDEAS

Para conservar al máximo las cualidades nutricionales de las espinacas, lo mejor es consumirlas lo más frescas posible y aprovechar también de su mejor época. Una de las razones principales es por ejemplo que la cantidad de vitamina C varía mucho a lo largo del año, y en invierno es cuando ésta es más alta.

La vitamina C es muy sensible a la oxidación, por lo que si guardamos las espinacas a temperatura ambiente más de 2 días, la pérdida de ésta vitamina es de más del 70%. También la cocción afecta a la vitamina, ésta se puede ver reducida en casi un 50%.

Las espinacas son fuentes muy importantes de nitratos. Incluso cocidas y guardadas en la nevera, producen éstos nitratos que son perjudiciales para nuestras células. Por eso, se recomienda no guardarlos más de 24h en éstas condiciones, ya que podrían llegar a ser tóxicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s