Coffee Break

Esta semana, festiva para muchos, es tiempo de descansar, de aprovechar y pasar tiempo con la família, con los amigos, de irnos a la playa, a la montaña,.. en definitiva, de hacer actividades fuera de la rutina del día a día que nos permitan sobretodo desconectar!

Aun así, he echado la vista atrás y me he fijado en una rutina que solemos tener en el trabajo y que nos permite unos momentos de desconexión y de contacto con el resto de compañeros. Se trata del coffee break o la pausa que hacemos muchos a media mañana.

El artículo de hoy tratará este tema.

Todas las personas necesitamos de una pausa a lo largo de la jornada laboral para desconectar del trabajo y recuperar energías.

Un descanso no tiene que significar necesariamente una pausa para tomar un café. A veces dar un pequeño paseo para tomar el aire, sentarse a charlar en la sala de descanso de la oficina o leer un libro pueden ser formas de romper con la concentración y oxigenar la mente.

“El concepto de coffee break se ha instalado en la cultura de las empresas y ya va mucho más allá del simple acto de tomar un café a media mañana”

El carácter social en un equipo de trabajo conjuntado es esencial, y conceptos como el employee engagement cada día toman más relevancia y son tratados con mayor detalle por las empresas.

Descansar en la sala de máquinas de café que tenga la empresa uno solo será un excelente ejercicio a nivel de productividad laboral, pero hacerlo en compañía será doblemente eficaz para la empresa por la mejora del clima laboral que se respira en sus oficinas. Es un intangible que el resto de trabajadores palpará y que atraerá cada vez a más adeptos a la filosofía del coffee break.

sandwich with cup of coffee

¿Coffee break o un descanso para desayunar?

No hay que confundir ambos conceptos, en el sentido de la socialización hacer un coffee break en las distintas máquinas de café de la empresa o bien salir a desayunar en el bar más próximo tienen efectos similares. Ahora bien, en cuanto al rendimiento laboral, un descanso prolongado también requerirá posteriormente de un tiempo mayor de readaptación de los sentidos y la concentración para volver a la máxima eficiencia laboral.

En cierto modo, podríamos establecer una analogía con hacer una siesta.

“Una siesta de 20 minutos puede ser perfecta para despejar la mente y recuperar energías, una siesta de más de 30-40 minutos acabará por adormecernos más de lo que estábamos antes”

Esta situación a buen seguro que nos ha pasado a todos y la hemos comprobado por nosotros mismos. Así, acudir a las máquinas de café de la empresa para romper con el trabajo 10-15 minutos es excelente de cara a recuperar la capacidad de concentración y estirar las piernas un poco para favorecer la circulación.

Cuando el tiempo de descanso supera estos 15 minutos pasaríamos a hablar de un parón para el desayuno, y con él se perdería el carácter de continuidad en nuestras tareas laborales, teniendo que recuperar el hilo tras la pausa.

Así pues, ya véis las razones por las cuales este “coffee break” a media jornada de trabajo es más que positiva, tanto para romper con la rutina y recuperar la concentración, así como para permitir cierta “socialización” con el resto de colegas.

Decidme, ¿soléis hacer “coffee breaks”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s